Posted in Blog
Anticipar la anticipación de otros

INVERTIR EXITOSAMENTE: ANTICIPAR LA ANTICIPACIÓN DE OTROS

¿SE PUEDE ADIVINAR LA DIRECCIÓN DE LOS ACTIVOS FINANCIEROS?

Jhon Maynard Keynes fue un famoso economista que vivió en la primera mitad del siglo pasado. Sus ideas han influído mucho en el pensamiento económico mundial, y sus bases aún son utilizadas con frecuencia por los hacedores de política económica. Lo que no se conoce tanto, es que Keynes también fue un importante inversionista. Manejó el portafolio del King College desde 1920 hasta su muerte en 1946. Allí desarrolló varios estilos de inversión, pero el que nos interesa en esta entrada tiene que ver con su famosa frase «Invertir de manera exitosa significa anticipar la anticipación de otros». En algún momento Keynes sugirió que su papel como administrador de portafolio, no era adivinar que iba a pasar con los activos financieros en el futuro, sino tratar de intuir lo que las demás personas intentarían adivinar, para de esta manera poder anticiparlos. Antes de reflexionar sobre esta idea y aplicarla, los resultados de Keynes en el mercado no fueron muy buenos. De hecho, en el crash de 1929 que describimos brevemente en nuestra entrada, Keynes casi termina en la quiebra. Sin embargo, después de probar varios métodos, concluyó que una buena aproximacion a los mercados, era aplicar la psicología de masas. ¿Qué creo que harán las demás personas? ¿Cómo podría anticipar lo que van a hacer? Keynes pensó que si encontraba la clave para responder estas preguntas no era necesario tratar de adivinar la dirección de los activos, porque la masa se encargaría de dirigirlos en dicha dirección.

¿EL MERCADO ES COMO UN CONCURSO DE BELLEZA?

En 1930 un famoso períodico de Londres anunció un concurso, en el que los participantes debían elegir los seis rostros más hermosos en un conjunto de 100 fotografías. Si el rostro seleccionado por la persona, estaba entre los más votados por todos los participantes del concurso, la persona recibía un premio. Keynes se enteró de este concurso cuando leía el periódico, y éste generó una gran influencia en él. De hecho escribió sobre este tema en 1936 en su libro «The General Theory of Employment, Interest and Money».

Keynes dedujo que uno podía aproximarse al concurso de diferentes maneras. La primera es la estrategia «ingenua». Allí un participante seleccionará los 6 rostros que le parezcan los más bonitos según sus propias preferencias. Se denomina ingenua porque supone que nuestras propias preferencias son universales, lo cual no es necesariamente cierto. La segunda estrategia es elegir basado en lo que creemos que las otras personas eligirán como un rostro atractivo. Esta estrategia es un poco más racional que la anterior, pero supone que todos usarán la misma estrategia ingenua. Sin embargo una estrategia un poco más sofisticada, es elegir los rostros pensando que los otros participantes también tratarán de adinivar las adivinaciones de los demás. Acá ya las cosas empiezan a complicarse un poco porque entramos en un ciclo infinito. 

Keynes relacionó este tipo de estrategia con lo que ocurre en el mercado accionario. Si las personas toman sus decisiones de inversión basado en lo que piensan que harán los demás, es posible que se den fenómenos irracionales como los que ocurren algunas veces en los mercados. Uno de ellos es lo que ha ocurrido recientemente con los «Meme Stocks». Muchas personas empiezan a hablar de una acción en particular y la gente comienza a comprarla porque piensan que otros cuantos comprarán esa acción en el futuro y entonces los primeros compradores podrán venderla a un precio más alto. Esta es la manera como se crean las burbujas en  los activos financieros. En los últimos meses hemos visto como se ha exacerbado este fenómeno con las personas que comprar opciones CALL. Esto puede observarse en la Figura 1.

Figura 1

Si quieres aprender sobre opciones, te invitamos a hacer nuestro curso de trading de opciones básico

MOMENTUM VS VALUE INVESTING

Tratar de intuir que harán las personas e ir con la corriente es conocido como «Momentum Investing» o de manera similar operar con la tendencia. En este método no nos interesa tanto que los fundamentales de una empresa o un activo financiero estén muy bien, sino que la tendencia sea fuerte y que no haya cambios importantes en el entorno. Algunos llaman este estilo «The greatest fool» o el tonto mayor, porque uno cree que siempre habrá alguien que esté dispuesto a comprarnos el activo a un precio más alto. 

Aunque Keynes sintió mucho interés por este método, pensó que era muy difícil de implementar y fue mayormente conocido por ser un inversionista del tipo «Value». En este caso se buscan activos que tengan una desviación importante frente a sus fundamentales y en los que se piense que tendrán una reversión a la media. Por ejemplo si una empresa cotiza a un precio sobre utilidades muy bajo, pero se piensa que esta situación se va a corregir, uno podría ir en contra de la corriente y comprar la acción. Para aquellos que apenas comienzan en el mundo de las inversiones, les recomendamos este curso gratuito en donde pueden aprender algunos de estos conceptos básicos. 

Si te gustó este artículo sobre invertir anticipando la anticipación de otros,  por favor ayúdanos a compartirlo! 

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Shopping Cart